ESCRÍBANOS info@inprocres.org
LLÁMENOS +505 2265.1146

Efectos del consumo abusivo crónico de alcohol en el cerebro

La mayoría de los estudios que han explorado los efectos del consumo crónico de alcohol en el cerebro se han realizado mediante observación de comportamientos y de muestras de cerebro post mortem. En un estudio publicado en la última edición de la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research se presenta una investigación realizada con una metodología diferente y novedosa: resonancia magnética estructural de alta definición para escanear y evaluar la estructura tridimensional global y regional de la llamada “materia blanca” del cerebro.

En este estudio se utilizó una muestra de 31 alcohólicos en abstinencia con un promedio de 25 años de abuso con el alcohol y, aproximadamente, 5 años de sobriedad y 20 participantes de control que fueron diagnosticados como “no alcohólicos”.

Los resultados indicaron una reducción bilateral amplia de la materia blanca en el grupo de alcohólicos en comparación con los no alcohólicos, con un efecto mayor en la región frontal y superior del cerebro. Adicionalmente, se observó una posible recuperación del tejido en una parte del cerebro en aquellos sujetos que habían dejado de consumir alcohol antes de cumplir los 50 años de edad.

La materia blanca del cerebro está constituida por una parte de las células nerviosas o neuronas que principalmente comunican unas con otras, la otra parte es llamada “materia gris” y está constituida por la parte central o núcleo de esas células. En la región frontal del cerebro la materia blanca conecta esta zona con el resto del cerebro; la corteza frontal integra con otras partes del cerebro que tienen funciones como el comportamiento y la función cognitiva, además de la planificación, el juicio, el razonamiento y los controles sociales y morales.

El deterioro de la materia blanca en la región frontal del cerebro hace difícil el control y el juicio y disminuye la posibilidad de recuperarse de la dependencia alcohólica. La edad de 50 años podría, en opinión de los autores, señalar un umbral crítico; el consumo excesivo de alcohol después de esa edad podría conducir a deterioros permanentes en el cerebro, mientras que a menores edades la abstinencia podría ayudar a la recuperación de la dependencia y de las funciones cerebrales afectadas por el consumo nocivo de alcohol en cantidad y frecuencia.

Gerardo Tálamo, Ph.D.

Noviembre 20, 2014.

Catherine B. Fortier et al.: Widespread effects of alcohol on white matter microstructure: Alcoholism: Clinical & Experimental Research, noviembre 2014.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Prepárese para hablar con sus hijos acerca del consumo de alcohol