ESCRÍBANOS info@inprocres.org
LLÁMENOS +505 2265.1146

Relación entre edad del primer consumo y primera embriaguez

Una investigación que será publicada en la edición del próximo mes de octubre en la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research analiza el riesgo asociado con la edad en la que estudiantes de bachillerato empiezan a tomar así como el tiempo transcurrido entre la primera bebida alcohólica y la primera vez que se embriagaron.

El estudio incluyó 295 estudiantes de bachillerato (high school) en Estados Unidos, 163 hembras y 132 varones, con una edad promedio de 16 años, la mayoría de raza blanca. A estos sujetos se les pidió contestar una encuesta anónima sobre su consumo de alcohol en febrero de 2010. Específicamente, se les preguntó cuándo habían tomado alcohol por primera vez y cuando se habían embriagado por primera vez; también se preguntó con qué frecuencia habían tomado alcohol en el mes pasado y cuántas veces había tenido un episodio de consumo intenso (binge drinking) medido como haber tomado más de cinco bebidas.

La investigación encontró que comenzar a tomar a una edad temprana seguido de un paso rápido a un alto consumo estaba asociado con abuso con el alcohol entre jóvenes de bachillerato. Los investigadores sugieren que un adolescente cuya primera bebida alcohólica la tomó a los 14 años y que se embriagó por primera vez a los 15, sería un bebedor de alto consumo que uno que hubiera empezado a beber a los 14 pero que no se había embriagado hasta los 18 años. Estos resultados no encontraron diferencias entre varones y hembras, año escolar o subgrupos específicos de población.

Esta investigación confirma la relación entre el inicio temprano en el consumo regular de alcohol y problemas de abuso posteriormente; pero es importante resaltar que la primera embriaguez y el consumo episódico intenso también son importantes factores de riesgo y que los esfuerzos de prevención deben tomarlos en cuenta. Cuando se habla de primer consumo se refiere a tomar una bebida alcohólica completa, el acto consciente de estar tomando alcohol, no un sorbo ocasional.

Gerardo Tálamo, Ph.D.

Septiembre 24, 2014.

 

Fuente: Nota de prensa de la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research, septiembre 23, 2014.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Prepárese para hablar con sus hijos acerca del consumo de alcohol